Loading...
  mariamarinmz@gmail.com  (34) 699 559 386

MEDICINA PREVENTIVA

 

 

La medicina preventiva es una faceta importante de la veterinaria, ya que es la base de la salud y el bienestar de tu caballo.

Las revisiones periódicas permiten la detección temprana de patologías, de forma que se puede comenzar antes un tratamiento:

reduciendo complicaciones que deriven en soluciones más complejas,

reduciendo el tiempo de recuperación,

reduciendo los costos,

mejorando la calidad de vida del caballo con unos sencillos gestos

Con esta idea, se ofrecen planes de vacunación y desparasitación adaptados a cada individuo.

 

PLAN
1

VACUNACIONES

La confianza de que las vacunaciones se hacen de forma apropiada realizadas por profesionales

PLAN
2

DESPARASITACIONES

El veterinario tendrá en cuenta las dosis, tiempos y productos adecuados para evitar la resistencia a los medicamentos

PLAN
3

BUCO-DELTAL

Cada vez se toma más conciencia de la importancia de una buena atención buco dental en la salud del caballo

VACUNACIONES

Influenza, Tétanos, Rinopneumonitis y West Nile - Virus del Nilo

DESPARASITACIONES

Profilácticas y terapéuticas. Desparasitaciones internas y externas

ODONTOLOGÍA

Equilibrado dental. Extracción de piezas incisivas y molares. Revisiones buco-dentales

volverLa rinoneumonitis es una enfermedad vírica producida por dos tipos diferentes de Herpesvirus, el tipo 1 (EHV-1) y el tipo 4 (EHV-4). Los herpesvirus equinos son patógenos importantes, con gran repercusión en el bienestar de los caballos y un importante impacto en todos los sectores de la industria equina.Ambos son patógenos respiratorios.

EHV-1 también se asocia también con enfermedad neurológica, abortos, mortalidad perinatal y mieloencefalopatía. El principal reservorio de los herpesvirus equinos son los caballos infectados de manera latente. El virus en el medio ambiente es lábil y puede inactivarse fácilmente con calor y desinfectantes.

La transmisión se produce muy rápidamente por contacto directo con caballos infectados y, de manera indirecta, mediante fómites y personal en contacto. La manera más común de infección es mediante secreciones respiratorias; además, en la forma reproductiva, los potros abortados, membranas fetales y fluidos placentarios contienen una alta carga de partículas víricas y son altamente peligrosas.

EHV-1 y EHV-4 se multiplican en células de las vías respiratorias altas, lo que provoca la enfermedad respiratoria. En ocasiones el virus accede a la circulación, dando lugar a viremia y diseminándose principalmente al útero y sistema nervioso central (SNC), generando patología a estos niveles.

Los signos clínicos que pueden encontrarse son:

   Forma respiratoria: depresión, fiebre, taquipnea, linfadenopatía, descarga nasal serosa, conjuntivitis y descarga ocular serosa. Estas secreciones evolucionan posteriormente a mucopurulentas. En ocasiones, sobre todo en caballos adultos, los síntomas respiratorios pasan desapercibidos.

   Forma reproductiva: las yeguas abortan sin signos previos en el último tercio de gestación. Rara vez se observan síntomas respiratorios antes del aborto. En ocasiones nacen potros vivos aunque débiles y que mueren a los pocos días del alumbramiento. Los sementales también pueden verse afectados y desarrollar edema escrotal, pérdida de libido, reducción en la calidad espermática y eliminación del virus mediante el semen.

   Forma neurológica (mieloencefalopatía equina por herpesvirus): la disfunción neurológica varía desde una ataxia temporal hasta la paresis o la parálisis completa. Suelen afectarse de manera más marcada las extremidades posteriores. Si el caballo queda recumbente el pronóstico es pobre.

El tratamiento a realizar es sintomático y deben tomarse especiales medidas para aislar a los animales afectados y que los materiales en contacto con ellos no se aproximen a caballos no infectados. La mayoría de los caballos infectados se convierten en portadores asintómaticos durante largos periodos de tiempo e, incluso, de por vida. La reactivación del virus suele ser asintomática.

Las principales medidas de control son:

Mantener un nivel de inmunidad adecuado: vacunación. Aunque la vacunación no previene de la aparición de la enfermedad, disminuye la gravead de la misma y el período de convalecencia.

Minimizar la exposición al virus

Minimizar la gravedad del cuadro y evitar la diseminación a otros tejidos

Limitar el contagio entre caballos cuando aparece un brote

Las medidas de prevención son:

Control de la población de mosquitos

Vacunación anual frente a WNV

Programas de vigilancia de aves salvajes

Leave a comment

ZONA PRINCIPAL DE ACTUACIÓN: La Rioja, Burgos-Este, Navarra-Sur, Alava-Sur, Soria-Norte.

699 559 386

Email: mariamarinmz@gmail.com

HORARIO:

De lunes a viernes: de 8:30 a 18:00 - Sábados: de 8:30 a 13:30

FUERA DE ESTE HORARIO SE ATENDERÁN SOLO LAS URGENCIAS